El Jorobado de Notre Dame, Quasimodo

Seguro que al hablar de París uno de los personajes más famosos que se te viene a la cabeza es el entrañable Jorobado de Notre Dame.Este personaje creado por Victor Hugo y llevado varias veces al cine  es conocido por todo el mundo, pero ¿realmente existió?.

Nos hemos puesto a investigar y resulta que Victor Hugo si pudo inspirarse en una persona real para su personaje pero antes vamos a resumirte un poco la historia del querido Jorobado de Notre Dame. 

Quasimodo, conocido más comúnmente como el Jorobado, es el protagonista de la novela de Victor Hugo, Nuestra Señora de París, en el libro Quasimodo es abandonado al nacer, por una gitana y recogido por un cruel eclesiástico llamado Frollo. Lo llaman Jorobado por la deformidad de su espalda y de su rostro en general. Este aspecto monstruoso hace que el pueblo parisino sienta asco por él y lo acaben repudiando, Quasimodo entonces decide esconderse en la Catedral de Notre Dame, allí se encarga de mantenerla y se ocupa sobre todo de las campanas  que le acaban dejando prácticamente sordo.

Interior de Notre Dame

Todo cambia cuando llega una bella gitana, Esmeralda, que será la primera en tratarle bien y de la que se enamorará; el problema surge cuando el eclesiástico también se encapricha de ella. La trama se desarrolla con el eclesiástico que intenta tener a la gitana y cuando ve que no puede conseguir su corazón decide acusarla de un crimen que no ha cometido y matarla, Quasimodo que lo ve todo y acaba destrozado, decide poner el fin a su vida y unirse con Esmeralda para la eternidad.

Además en la novela se describe un estrecho vínculo del Jorobado con la catedral hasta el punto de funcionar como una única alma. Si has visto la versión de Disney, verás que ésta es mucho más suave ya que tanto el Jorobado como Esmeralda acaban vivos y se centran en mostrar la bondad y el cariño del protagonista.

Ahora que ya conoces la historia fictícia vamos a informarte de la verdadera. Sentimos decirte que no se tiene constancia de que viviera un jorobado dentro de la famosa catedral, no obstante sí que participó uno en la restauración de ésta. Una autobiografía de un escultor británico llamado Henry Gibson habla de un jorobado que participó en una restauración de la catedral, al jorobado lo llamaban Monsieur le Bossu ( que quiere decir jorobado en francés), se desconoce su nombre.

Lo que sí se sabe es que Victor Hugo se interesó en la restauración, ya que vivía en el distrito cercano a la catedral y justo en esos años escribió su novela, por lo que se puede deducir que fácilmente viera al señor jorobado y se inspirará en él para crear al personaje aunque como ves, solo sabemos que se fijó en su aspecto. Aun así es bonito creer que el Monsieur le Bossu también tuviera un buen corazón eso sí, sin una vida tan triste. 

Valoración: 
Promedio: 4.5 (4 votes)
¿Te ha gustado este artículo? Danos tu opinión
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres mostrados arriba.