Puentes de París

Puente de Alejandro III
Puente de Bir-Hakeim
Pont Neuf y sus candados
Pont Alma Paris

La capital de Francia tiene más de 30 puentes para poder atravesar el Río Sena, que divide a la ciudad a lo largo de 13 kilómetros. Los más antiguos Puentes de París fueron construidos en piedra y los más modernos son de metal. Vale la pena conocer varios de ellos en una estancia en esta metrópoli.

 

Listado de Puentes de París

Los Puentes de París son los siguientes: Alejandro III, Alma, Austerlitz (viaducto y puente), Auteuil (viaducto), Aval, Bir Hakeim, Change, Charles de Gaulle, Concordia, Double, Garigliano, Grenelle, Inválidos, Pasarela Lépold Sédar Senghor, Louis Phillippe, Mirabeau, Nuevo, Petit Pont, Notre Dame, Royal, Amont, Arcole, Bercy, Jena, de las Artes, del Arzobispado, del Carrousel, Marie, Nacional, Rouelle, Saint-Louis, Saint-Michel, Simone de Beauvior (pasarela), Debilly (pasarela), Sully, Tolbiac y Tournelle.

 

Los Puentes de París más importantes

Entre los casi 40 Puentes de París, podemos destacar cuatro:

Puente de Alejandro III 

Se dice que es el más bonito de la capital francesa, fue inaugurado en 1900, es un sólo arco de acero y su decoración es realmente grandiosa: cuatro columnas de 17 metros con caballos alados, candelabros negros, querubines y demás elementos. Por ello es el elegido por las parejas para tomarse las fotografías el día de su boda. Está localizado entre la explanada de Los Inválidos y el Petit Palais con el Grand Palais.

Pont de L'alma 

Es el sitio usado por los parisinos para comprobar las crecidas del Río Sena, utilizando una estatua que se encuentra tallada en uno de los pilares. En 1910 hubo una gran inundación en la zona y el agua llegó hasta la altura de los hombros del “zuavo”. En el túnel de este puente fue donde Lady Di perdió la vida.

Puente Nuevo 

Tiene candelas de color negro y cerca de 300 máscaras talladas. El Pont Neuf está localizado en el extremo oeste de la Ile de la Cite y es uno de los más bellos y visitados de París. Aunque se llame “nuevo” es el más antiguo de la ciudad, así como también el más largo (232 metros). Fue construido entre 1587 y 1607 en piedra. Los antiguos, que no quedan en pie, fueron realizados en madera. No hay dudas de que este puente fue una gran novedad en esa época, porque además fue el primero en cruzar el Río Sena en su anchura. Conecta las dos orillas de la Ile de la Cite y su parte más occidental. En él hay aceras para peatones y miradores en cada una de sus columnas, por lo que es un hermoso lugar para visitar.

Puente Notre Dame 

Si bien el que se ve actualmente data de 1914, el primero con ese nombre y en esa ubicación era del siglo XV. Tiene una longitud de 105 metros y una anchura de 20 metros, los materiales usados para la construcción fueron el acero y la piedra. El Pont de Notre Dame une la Ile de la Cite con la Rue San Martin y durante una época se llamaba “Puente del Diablo” por los numerosos accidentes de navegación y derrumbes que sufrió.

Valoración: 
Promedio: 4.6 (5 votes)
Publicado por
¿Te ha gustado este artículo? Danos tu opinión